ni-hablar-del-peluquin

¡NI HABLAR DEL PELUQUÍN!

ni-hablar-del-peluquín

 

Cuando Lúa y Marcos quieren rechazar de forma rotunda alguna propuesta que sus papás o amigos les hacen, siempre recurren a una de las frases hechas más simpáticas del idioma español. Nos referimos a la clásica expresión castellana, “Ni hablar del peluquín”. Es evidente cuál es el uso y significado de este dicho popular, pero… ¿Conocemos su origen?

Para descubrir el origen de la locución “Ni hablar del peluquín”, habría que retrotraerse a mediados del pasado siglo XX, en concreto, al año 1943, fecha en la que exponía un musical de corte cómico denominado “Canelita en rama”, basada en la obra teatral homónima de Antonio Guzmán Merino. En la citada obra, uno de los personajes, un caballero que porta peluquín, pretende cortejar a una joven dama. La madre de la joven no quiere que ésta se pitorree del pretendiente en cuestión, y lo hace con una canción en lo que aparece, por vez primera, la frase Ni hablar del peluquín.

A continuación os dejamos la canción íntegra, la cual, por cierto, lleva por título… ¡Ni hablar del peluquín!

“La cabeza como un huevo
tenía don Valentín
-¡Ay mi don Valentín!,
¡Ay mi don Valentín!
y se ha puesto como nuevo
comprándose un peluquín.
El día que lo ha estrenao
a una niña se declara;
y ella dice que ha notao
que tiene una cosa rara.
La madre dice: ¡hija mía!,
como viene con buen fin,
andando a la sacristía
¡y ni hablar del peluquín!”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *